martes, agosto 14, 2007



Un muerto en dos atentados a líderes del Polo
Petro exige veeduría internacional de la OEA

Bogotá

El senador Gustavo Petro Urrego exigió ayer al Gobierno Nacional tramitar de manera urgente la veeduría internacional que recientemente él solicitó a la OEA para vigilar el debate electoral, petición por la cual, recordó, fue tildado de ‘apátrida’ por el ministro de Defensa Juan Manuel Santos.


Petro insistió en plantear la presencia de los veedores, a raíz del asesinato este fin de semana del líder político del Polo Democrático Alternativo José Dionisio Lozano Torralvo, un reconocido dirigente del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, en San Onofre, Sucre. Igualmente, por el atentado de que fue víctima Javier Bravo Hernández, miembro de ese mismo partido en Magangué, Bolívar.


“La muerte de nuestros líderes es la prueba de que no hay garantías y que el actual proceso electoral puede ser atravesado por la sangre y la violencia. Esta es otra prueba del alcance mafioso sobre el poder público en Colombia”, afirmó Petro.


Agregó que la muerte de José Dionisio Lozano Torralvo es el resultado de la ‘displicencia’ del Gobierno Nacional para con las peticiones de seguridad de miles de colombianos que no pueden ejercer libremente sus derechos democráticos.


Lozano Torralvo acompañaba activamente al candidato del PDA a la alcaldía de San Onofre, Adil Meléndez.


Petro informó además que, en otros hechos ocurridos en Magangué el sábado por la noche, la casa de Javier Antonio Bravo fue atacada a piedras por varios sujetos armados que pretendían hacerlo salir a la calle para asesinarlo.


“No se trata de un par de casos aislados. Hasta el momento tengo reporte de varios líderes y dirigentes del Polo Democrático Alternativo de todas las regiones del país que han sido víctima de amenazas por parte de personas armadas que llegan hasta sus lugares de habitación”, informó por último.

1 comentario:

Edgar dijo...

Senador no sepuede quitar la lente de los habitantes de San Onofre, quienes viven una peasdilla por culpa de los para. Es el momento de estirpar a la clase politica que no ha permitido que el pueblo de Colombia Viva con dignidad, las penas de ocho años para tantos crimenes es una verguenza, y debemos hacer que paguen un alto precio politico, quienes los apoyaron o se cobijaron con ellos.!!Adelante Senador!!!