lunes, enero 28, 2008

LA PROTESTA DEL 4 DE FEBRERO CONTRA LAS FARC

Dirigido a los marchantes de Facebook
María Jimena Duzán. Columnista de EL TIEMPO.

Imposible negar la impresionante respuesta que ha tenido la convocatoria hecha por unos cuantos colombianos desde Facebook para realizar una marcha contra las Farc el próximo 4 de febrero en todo el mundo. Para un país acostumbrado a no protestar por nada, este despertar que se presiente no puede ser desconocido ni por las organizaciones sociales, ni por los partidos políticos.

Dicho lo anterior, también es evidente que para muchos colombianos que no pertenecemos a la comunidad de Facebook, esta marcha suscita más de una inquietud. La primera es que hay un importante sector de la sociedad colombiana -del cual formo parte- que no se siente representado en el postulado principal, sobre el cual está concebida la marcha, "¡no más Farc!". A primera vista, el lema no plantearía mayores desacuerdos -nadie en este país quiere a las Farc-. Sin embargo, las cosas se complican cuando uno va a sus páginas de Facebook y advierte que los organizadores de la marcha no están interesados en entrar en detalles sobre cuál podría ser el camino para conseguir este propósito. Uno sale con la impresión de que para ellos cualquier vía es válida si cumple con su objetivo. Respeto su posición, pero no la comparto. No me gustan los atajos. Como tampoco creo que estemos cerca del "fin del fin de las Farc", que tanto preconiza el general Padilla. Después de cinco años de lucha contra las Farc, tenemos a una guerrilla golpeada pero no derrotada, que mantiene intacta su retaguardia. Creo que la única vía para deshacernos de ese flagelo es a través de la negociación política. Lo cual, bueno es aclararlo, no me ha impedido salir a protestar contra las Farc, al que considero un grupo terrorista que hay que repudiar.

Otro aspecto que me inquieta de la convocatoria de la marcha es la insistencia de sus organizadores en no incluir el rechazo a otras formas de violencia debido a que "hace daño porque dispersa el mensaje". Con ese argumento virtual, de un tajo excluyen las cinco millones de víctimas del holocausto paramilitar que siguen esperando que llegue la verdad, la justicia y la reparación que el Gobierno les prometió. Es probable que las víctimas del paramilitarismo no pertenezcan al selecto club de Facebook, pero ello no significa que no existan en la realidad.

Preocupa, de todas maneras, que los jóvenes colombianos sean proclives a reducir tan alegremente la complejidad del conflicto colombiano y a considerar a las Farc como el mal mayor, mientras que convierten al paramilitarismo y al narcotráfico en males menores (Ver Colombiasoyyo.org). Según Michael Ignatieff, tan de moda ahora, una sociedad que permite los males menores por tanto tiempo corre el peligro de convertirlos en males mayores y, de paso, sienta las bases para un gobierno sin ninguna ética política.

La otra gran mentira virtual es decir que se trata de una marcha sin color político. Pudo haber comenzado así, no lo dudo. Pero hoy ha sido cooptada por el presidente Uribe, que ve en los postulados de la marcha una identidad con sus discursos presidenciales. No por nada está siendo patrocinada por Colombia es Pasión. Mi ultima inquietud es la de que esta protesta tiene un tufillo de marcha patriotera que me disgusta, porque exacerba un falso nacionalismo: ese que a veces se siente en la W cuando llaman los colombianos desde Bal Harbour a condenar a la hoguera a Consuelo de Perdomo por haberse despedido de beso de sus captores. No hay duda de que el intervencionismo de Chávez en nuestros asuntos causa repulsión, pero apelar al patrioterismo cuando no hay un operativo militar contra las Farc en el que no esté involucrada la embajada norteamericana es un mal chiste.

Por último, me asalta el temor de que esta marcha pueda ser utilizada por el Gobierno no para encaminar al país hacia la paz, sino para impulsar su segunda reelección y consolidar así su imagen de gran caudillo y de salvador de esta nación. Dicho todo lo anterior, yo saldré a marchar aunque me sienta como un perro a cuadros entre tanto uribista.

María Jimena Duzán

7 comentarios:

Anónimo dijo...

NO PODEMOS PERMITIR QUE 300.000 PERSONAS CALLEN LA VOZ DE 44 MILLONES DE COLOMBIANOS QUE CLAMAN JUSTICIA!

NO MAS FARC!!!

NO MAS PARAMILITARES!!!

NO MAS ESTADO TERRORISTA!!!

NO MAS MISERIA!!!

NO MAS DESPLAZADOS!!!

NO MAS SECUESTRO!!!

NO MAS FOSAS COMUNES!!!

NO MAS FALSOS POSITIVOS!!!

Anónimo dijo...

Me parecen muy válidas tus razones para criticar los objetivos vagos de la marcha, pero, como persona idealista me siento defraudado por la clase política que tiende a eternizar las discusiones agregando pero(s), para(s) y por que(s), o sea, hablar para siempre. Lo más práctico sería resolver un problema a la vez, esperando que ciertas personas que aun apoyan este grupo (ideológicamente hablando) entienda que no es la forma como está actuando que se quiere llegar al cambio que todos esperamos. Luego partimos a negociar con ellos sabiendo que no son el ejercito del pueblo. Pudieron haber empezado con su apoyo, pero se han desviado del camino y que asi no los queremos, que en Colombia se pueden hacer cosas, con mucho esfuerzo, por el camino legal. Mejor dicho, lo importante es que se tengan objetivos claros o no, Colombia está tratando de subir por una escalera de crecimiento (personal, moral, económico...), y si nos detenemos a pensar en cada escalón como hacemos para llegar arriba, no podremos subir ni siquiera uno solo.

Anónimo dijo...

cordial saludo,

sólo quiero expresar mi preocupación por lo que puede pasar el Lunes 4 de febrero, miren, ya se ha descalificado al POLO porque ha propuesto concentrarse paralelamente en la plaza de Bolivar y a la gente que está en oposición a la marcha, diciendo que tanto unos como los otros son guerrilleros, terroristas, saboteadores y muchas cosas más, que por simple respeto no enuncio...

esto es un llamado al ejecutivo nacional, por favor por no convoquen a la concentración en la plaza el Lunes, cancelenla, puede salir mal las cosas, desordenes, agresiones, o enfrentamientos de lado y lado se pueden presentar...

puede salir muy mal, las cosas, no dque se empañe la plaza con sangre e injurias en contra del pueblo que no va con Uribe,,,

SENADOR PETRO, YO A USTED LO CONSIDERO UNA PERSONA INTELIGENTE, COHERENTE, EL PROBLEMA DEL 4, NO ES SI ES MAS COLOMBIANO EL QUE ODIE A LAS FARC, ES QUE PUEDE TERMINAR EN TRAGEDIA LA MARCHA CONTRA LAS FARC, Y LA GENTE DEL POLO QUE SE CONCENTRARÁ PARALELAMENTE EN LA PLAZA..

reyitos dijo...

Me gustaria hacerle el seguimiento a los personajes del faceboock de la marcha, que va a pasar con ellos despues del afamado dia, pasara lo de carrillo?, segun j.o gaviria la marcha es la concrecion de la seguridad democratica en la mente del pueblo colombiano.

Anónimo dijo...

UNA RAZÓN PARA RECHAZAR A LAS FARC:


ALIMENTAN EL URIBISMO Y JUSTIFICAN LOS HORRORES DEL PARAMILITARISMO

JUSTIFICAN LA DESIGUALDAD Y LA MISERIA.

PERPETÚAN EL URIBISMO EN EL PODER!!!!

Anónimo dijo...

Marchar contra las FARC es marchar contra el URIBISMO.

LAS FARC son la gasolina que mantiene prendida la mecha del URIBISMO.

NO MÁS FARC!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Importante y necesario salir no solo el 4 de febrero, el 6 de marzo, es igual y necesario salir y responder a la convocatoria del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, No mas impunidad , verdad, justicia y reparacion ya.